sábado, 15 de noviembre de 2014

La Tumba de la Amada.


Para negar la muerte del  ser amado nada mejor que construirle la más bella de las moradas. Esta costumbre ya la practicaron los dioses, siendo el caso de Siva uno de los más conocidos. Creó una hermosísima mujer de la que se enamoró y quizo desposarla. Ella pidió como regalo de bodas un alimento que no le cansara nunca y él lo buscó por todo el mundo. No lo halló y la hermosa fémina murió de hambre. El dios apesadumbrado le edificó un mausoleo y a los 40 días surgió un resplandor. De allí brotó una planta y la divinidad dijo: "En esa planta, que se llamará Oryza, vive el espíritu de mi amada y será el principal alimento de la humanidad". No se equivocaba, era el arroz. Bien, pues en la India existió una historia tan bella como la anterior, descúbranla conmigo dulces criaturas lectoras del antro.



 Nuestra protagonista Arjumand Banu Begun nació en abril de 1593 en Agra, dentro de una familia noble que procedía de Persia. Era vástaga de Abdul Hassan Asaf y hermana de Nur Jehan, la esposa del rey mogol Jehangir. El era el príncipe Jurram, el hijo predilecto del rey Jehangir y destinado a ser su sucesor. Así que él y ella eran primos, hijos de hermano y hermana, esa era la razón por la que Arjamund estaba comprometida al matrimonio con él desde que nació. El acuerdo lo hicieron ambas familias en reconocimiento a la ayuda prestada por su abuelo Ghias Beg en una guerra. Pero Ghias cayó en desgracia acusado de corrupción; hoy parece ser que salen impunes, quedando el compromiso de los dos niños  completamente olvidado, pero el destino como siempre, se encargó de hacer su trabajo.





La leyenda es a veces muy difícil de separar de la historia, un día Jurram paseaba por un bazar de Agra y se paró a comprar en un puesto de piedras y cristales. Allí su mirada se cruzó con la de una hermosa doncella de catorce años y pensando que era la vendedora entabló conversación con ella. El reflejo de los cristales hicieron saltar chispas y estrellas entre los ojos de ambos jóvenes. Jurram ha pesar de estar ya casado y  de tener dos hijos se la llevó a palacio. Cuando ella cumplió veinte años le regaló un anillo con un hermoso diamante, tan brillante y traslúcido como su deslumbrante mirada. Le cambió el nombre por Mumtaz Mahal (luz de palacio) y la convirtió en su favorita, aunque siguió teniendo al resto de sus cónyuges, como era costumbre en aquella época y cultura. Ella solía acompañar a su marido; ya convertido en rey con el nombre de Shah Jahan, al campo de batalla. Era tal su amor y devoción que no se quería separar de él. El monarca también la había convertido en su principal asesora política y deseaba permanentemente tenerla a su lado, pero uno de los principales motivos eran las intrigas cortesanas. Ser la favorita del rey implicaba estar expuesta a todo tipo de conspiraciones por parte de los más conspicuos de la corte.


Shah Jahan(1592-1666)

El nacimiento del decimotercer hijo de la pareja; la princesa Gauhara, el 17 de junio de 1631, sorprendió a la parturienta en medio de una batalla. El bebé venía de nalgas y ella no pudo soportar la violencia del parto. Antes de morir le hizo prometer a su marido que no volviera a casarse a lo que él accedió. Desde que ella exhaló el último suspiro, Shah Jahan comenzó a construir un gran mausoleo para albergar los restos de su amada a orillas del río Yamuna. A través de unos inmensos jardines réplica del cielo, se accedía a un paraiso luminoso de marmol blanco con incrustaciones de piedras preciosas. El rey era un excelente mecenas del arte arquitectónico mogol y esta cultura había alcanzado su mayor explendor a partir del abuelo de Jahan, Akbar el Grande.


Mumtaz Mahal (1593-1631)


Mientras contrataba a los mejores artistas asiáticos y discutía con sus arquitectos y maestros de obra la concepción y desarrollo de la carísima edificación (dicen que su presupuesto equivaldría a unos 500 millones de euros actuales), aún  le dió tiempo de edificar Sahjahanabad, la ciudad que dio origen a la vieja Delhi, el Fuerte Rojo de Delhi y el de Agra (llamado Lal Qila), la gran mezquita Jama Masjid, también en Delhi y la de Moti Masjid, en Lahore (Pakistán). Trasladó la capital de Agra a Delhi y ahí sigue hasta la actualidad.





En la construcción del Taj Mahal invirtió 22 años, aunque fue inagurado en 1648. Participaron en su gestación incrustadores del sur de la India, calígrafos de Siria, cortadores de piedra del Beluchistán, artesanos de diferentes partes del mundo y obreros del norte del país que se ayudaban de elefantes para el traslado de las grandes piedras. La cúpula de mármol blanco de más de 30 metros se erigió sobre un tambor de siete metros de altura y con la forma de cebolla característica y típica del arte mogol. Su piedra casi transparente cambia de color con la luz del día. Al igual que otros mausoleos de este arte, usa para su decoración exterior caligrafía mezlada con motivos geométricos y vegetales de clara influencia turca.




Ya viejo y enfermo fue destronado por su hijo Mohinnudin Mohammed Aurangzeb, que le perdonó la vida pero lo dejó confinado en el Fuerte Rojo. Desde allí el anciano y desconsolado amante podía ver siempre el mármol blanco y tal vez recordar melancólico los reflejos de las piedras preciosas en los ojos de su amada. Cuando falleció, su hijo ordenó que lo enterraran al lado de su esposa favorita dentro del Taj Mahal.


Vista desde el río Yamuna.
 La controversia llegó cuando el profesor P.N. Oak publicó un libro titulado "La verdadera historia del Taj Mahal", donde afirmaba que la obra fue la adaptación de un templo hindú dedicado a Siva, el Teyu-mahalaya; de ahí su nombre, y que ya existía desde el S.XII en el mismo emplazamiento. Según Oak, era costumbre muy frecuente utilizar templos en deshuso para enterrar a miembros de la corte. También aseguró que Mutmaz Mahal nunca se llamó así y que su verdadero nombre fue Mumtaz-ul-Zamani. ¿Es posible que el Taj Mahal fuese otra edificación reconvertida?. Como siempre leyenda y realidad se confunden en este episodio de la enigmática India. A mí me da lo mismo, me quedo con su belleza y sí lo reconvirtieron lo hicieron de maravilla.









































































No hay comentarios:

Publicar un comentario