jueves, 23 de enero de 2014

El Primer Techo Astronómico de la Historia. Egiptología.

Sen en Mut (1480-1458 a.C) fue uno de esos personajes misteriosos y enigmáticos que nos dejó la historia antigua de Egipto. Nació plebeyo  y con diez años ingresó en  la Casa de la Vida del templo, escuela donde se formaban los escribas. Cuando acabó sus estudios ingresó como escriba en el ejército del  faraón Thutmosis I. Egipto estaba envuelto en un nuevo período de conquistas después de haber expulsado a los Hicsos y para recuperar su antiguo explendor luchaba contra sirios y nubios. Ascendió rapidamente y le nombraron Intendente de la hija del rey, Hatshepsut; la vástaga mayor del monarca. A la muerte del faraón, ayudó a su tutelada a ser faraona de Egipto frente a las pretensiones de los otros candidatos. A partir de ahí su escalada social fué sorprendente y llegó a ser el hombre más poderoso del país del Nilo. Cuando llegó al poder Thutmosis III su figura se pierde en las brumas de la historia, muchas de sus estatuas se encontraron destruidas y su nombre y esfigie fueron borrados de algunos lugares. La tumba de sus familiares  la descubrieron los arqueólogos con todos sus miembros menos la momia de nuestro protagonista y en su tumba tampoco se halló nada. Su tumba y la de su querida reina estan situadas en un lugar llamado Deir el-Bahari cerca del grandioso templo de Amon de Karnak.
Obelisco de Hatshepsut.Templo de Amon en Karnak
 El monumento es un hipogeo dotado de tres cámaras a las que se llegan por un corredor de sesenta metros. La primera cámara está decorada con rituales mágicos y con la representación del primer Techo Astronómico conocido hasta ahora. Se trata de una representación de las constelaciones del hemisferio sur, de los doce decanes que regían los equivalentes meses lunares y de una tabla astral, con la que se podían medir y observar los movimientos celestes nocturnos. La mitad sur del techo está dedicado a las constelaciones  septeptrionales: doce circulos que representan los doce meses lunares. Los círculos están separados en dos grupos desiguales por un triángulo largo y estrecho que representa el meridiano. En su vértice más agudo, el triángulo se halla conectado con una constelación en forma de toro que se identifica con nuestra Osa Mayor. Mediciones actualizadas han podido comprobar que esta constelación se encontraba situada en el lugar exacto del cielo en el tiempo que el consejero vivió. También estan representadas tres fechas estelares que en esta época fijaban tres momentos especiales dentro del calendario egipcio: la medianoche del 18 al 19 de nuestro mes de marzo, la culminación de la Osa Mayor; la medianoche del 16 al 17 de julio, momento en que la estrella Sirius se confude al amanecer con el Sol, lo que para los egipcios significaba el comienzo de su Año Nuevo, coicidiendo además con la crecida del Nilo; y la medianoche del 14 bal 15 de nuestro actual noviembre, momento en que se producía la culminación de la estrella principal de la constelación de Orión, asimilada por loa antiguos egipcios con el dios Osiris, es decir, la resurrección mística del dios.
Sen en Mut (Nueva York, Museo Metropolitano)
 A la uizquierda de esta imagen se ve qa la diosa Isis, identificada con Sothis; detrás siguen Júpier y Saturno, en forma de dioses con cabeza se halcón. Al final de esta escena se puede identificar a Venus bajo el aspecto de una ave fénix. Una figura de Seth evoca a Mercurio. Curiosamente Marte no está representado y la explicación más pausible (los egipcios conocían el planeta) es que , durante esa noche en concreto no fué visible desde Egipto.

Esto a permitido a los astrónomos datar la tumba con gran exactitud, ya que existió una sola ocasión en la que el planeta Júpiter tuvo una ascendencia derecha determinada, tal como está representado en el techo y en la que el planeta Marte no fué visible, se trata de la noche del 14 al 15 de noviembre del 1463 a.C. que coincide con el año 16 ó 17 del reinado de Hatshepsut.
Cerca de la entrada de la tumba se encontró un ostracón datado en el año 16 de su reinado, lo que determina el momento en el que aún se trabajaba en el monumento. Así que, es más que probable que fuera el año 17 en el que se dibujó el techo astronómico. Queda aún por desentrañar qué esperaban que ocurriera en especial esa noche. Quizás fuera el momento en que se produjo la transformación en vida de Sen en Mut por medio de los ritos iniciáticos recogidos en su cámara, un misterio que probablemente nunca se sabrá con exactitud.


El primer Techo Astronómico conocido.












 

lunes, 20 de enero de 2014

Kull. Noveno Arte

Cuando Roy Thomas compró para Marvel Comic los derechos de la obra de Robert E. Howard a su albacea testamentario Glenn Lord, ya sabía el filón de buenos relatos del género de fantasía heroica que había adquirido para su editorial. Gran aficionado al género, Thomas guionizaría los personajes del autor con delicado esmero y una prosa exquisita que le llevaría a adquirir el pseudónimo del Jhon Houston del cómic en U.S.A. Debido al éxito de Conan, decide probar con Kull, narrado con pulcritud salvaje en catorce extraordinarios relatos.
 Kull nace en Atlántis, cuando aún estaba poblada por tribus bárbaras. Huérfano desde la niñez, el héroe es criado por los enormes gatos rayados del valle del Tigre. Encontrado por los hombres de las Montañas Marítimas y aceptado en su clan, se convierte en un formidable guerrero, destacando en combate contra los pictos y los piratas lemures. El carácter inquieto  que lo poseé y la total ignorancia de su origen hacen de él un ser especial y diferente, quizas influenciado por su tótem místico, El Tigre. Las aventuras del bárbaro se suceden y en una de ellas logra erigirse en rey del fantástico continente y recibe de paso, una cicatriz en la mejilla. Un grupo de fieles le acompañaran en sus múltiples batallas. Brule, un picto sediento de sangre, Alecto, comandante de los asesinos rojos, Ridondo, un juglar que canta sus hazañas, Kutholos, su filósofo personal y Tu, su anciano consejero.
 Aparece en el cómic insertado en la revista Conan a mediados de los setenta e ilustrado por Barry Smith. Pronto tendrá serie propia, Kull y los Bárbaros. El guinista habitual será Roy Thomas aunque también afila su creación Gerry Conway. Respecto a los dibujantes destacaría a los hermanos Severin, que incomprensiblemente, no cuajó en el público(sólo dibujaron siete cuadernos de la serie) y les siguieron el gran Mike Ploog en Los espejos de Tuzum Thune; Alfredo Alcalá y Michael Moyle. Cuando la serie se cancela, quedan incluidos episodios cortos del mítico monarca en La espada salvaje de Conan. En los guiones toma el relevo Charles Dixon, que sale muy bien parado del compromiso. A los lápices los artistas Val Semeiks, Dale Englesham, Ernie Chan y un largo etc.
 Las últimas pinceladas del personaje nos las dejo Roy, que retorna escribiendo las andanzas de Kull desde su nacimiento hasta que pierde la libertad por primera vez. Como dibujante se eligió a E.R. Cruz, un filipino afincado en U.S.A, que recuerda vagamente el trazo neobarroco del siempre deslumbrante Esteban Maroto.













domingo, 19 de enero de 2014

FelipeII e Isabel I, una atracción fatal.

Isabel cuando era una jóven doncella.
Felipe II en su juventud.
Al llegar al trono María Tudor, las cortes europeas intentaron sacar tajada. Carlos I obligó a Felipe II a romper su compromiso con María de Portugal y a casarse con la reina de Inglaterra; diez años mayor que él y por la que no sentía ningún tipo de atracción. El jóven príncipe sería rey consorte desde 1154 a 1558, fecha en la que moriría María. Conoció allí a las jóven princesa Isabel, la cual había sido encerrada en la Torre de Londres como sospechosa de conspirar contra su hermana; algo que no era cierto. Salió libre por intercesión de Felipe, que también impidió que su esposa declarara a Isabel hija ilegítima y por lo tanto indigna de subir al trono. Felipe precisaba de un comodín ante la eventual necesidad de abandonar Inglaterra, porque perdería su título real a la muerte de su esposa si no tenía descendencia. Al interés político por Isabel, se sumó el sentimental. Según el historiador Mechilli, el rey se sintió muy atraido por su cuñada, tentación que al parecer no fué rechazada. En 1558, ante la inminencia de la muerte de María, Felipe II envió al conde de Feria a Londres para que consiguiera para Isabel el trono de Inglaterra. Enfrentado con los Países Bajos y Francia, Felipe apoyó durante diez años a Inglaterra, una nación que se convertiría después en su principal enemiga. Que curioso sería que una guerra religiosa encubriera un desengaño amoroso, misterios del amor y de la historia.
María Tudor cuando se casó con Felipe.





jueves, 16 de enero de 2014

El Cine y los Vampiros III.

Hammer Films  inaguró su serie sobre Drácula con la película "Horror of Drácula", titulada en España "Drácula", fechada en 1958 y protagonizada por el carismático Christopher Lee, que iba a convertirse en el rostro del vampiro a lo largo de la década de los sesenta. Terence Fisher se encargo de dirigir las nuevas peripecias del conde transilvano, que se vió magistralmente complementado por Peter Cushing en el papel de profesor Van Helsing, la némesis humana del vampiro.
 El éxito de esta primera recuperación del personaje de Stocker estimuló la producción de nuevas aventuras como "Las novias de Drácula"(1960), "Drácula. príncipe de las tinieblas"(1965), "Drácula vuelve de la tumba"(1968), "El sabor de la sangre de Drácula"(1970), "Condesa Drácula"(1970) y "Las cicatrices de Drácula"(1971), que también tuvo su versión española dirigida por el mítico Jesús Franco con Chistropher Lee como protagonista y titulada "El conde Drácula"(1970).
 EL declive fué total cuado Lee se dejó utilizar como reclamo para la comedia "Dracula e hijo" y la destrucción del personaje hubiera sido definitiva si el actor Fran Langella no se hubiera atrevido a revitalizarlo en una versión teatral que posteriormente pasó a la gran pantalla dirigida por John Badman. El Drácula de Langella es una aproximación al
romanticismo presente en la obra literaria y en la que se hace patente el reclamo erótico, presentado como mun tabú para las jóvenes protagonistas, a las que seduce la tentación de lo prohibido.
 En la versión femenina del tema destacaron "Vampyr"(1931) de Theodor Dreyer y "Las amantes del vampiro"(1970) dirigida por Roy Ward Baker. Ambas eran adaptaciones de la novela "Carmilla"* de Sheridan Le Fanu, la principal competidora femenina de Drácula en el campo de la ficción.






* Ver Carmilla en este mismo blog.






                                                   Cristhoper Lee.







                                                      Fran Langella.











domingo, 12 de enero de 2014

El Cine y los Vampiros II.

 Después del tratamiento desmitificador del Conde Mora, la Universal volvió a los orígenes con "la Hija de Dracula"(1936), dirigida por Lambert Hyllier e interpretada por Marya Zaleska(Gloria Holden), versión femenina del vampiro inspirado en Bathory. En 1943 se estrenó el "Hijo de Drácula", con Robert Siodmak como director y Lon Chaney, posteriormente identificado con el hombre-lobo como protagonista.El malvado Conde aparecerá nuevamente en "La zíngara y los monstruos" con Jhon Carradine en el papel del colmilludo noble. Repitió papel en "House of Drácula", "Billy the kid versus Drácula" y "The Blood of Drácula's Castle". A partir de este momento el Conde transilvano sufrió un proceso de decadencia y de autoparodia con Bela Lugosi, que se dedicó a participar en películas cómicas dedicadas especialmente al público infantil como "Las aventuras de Bud Abbot y Lou Costello contra los fantasmas". Aparentemente el vampiro más famoso había caído definitivamente en desgracia, pero mientras producciones como "Blood of Drácula"(1957) o "El regreso de Drácula"(1958) intentaron vanamente mantener vivas las constantes del mito, una productora británica se preparaba para restablecer un nuevo reinado del terrorífico personaje con el color como principal protagonista.


























miércoles, 8 de enero de 2014

Artabán.El Cuarto Rey Mago.


Nunca me dejó nada por Navidad el anciano obeso vestido de rojo, yo esperaba paciente unos días más por el misterioso cortejo que llegaba de oriente. Tres eran los personajes que llevaban los presentes, Melchor, Gaspar y Baltasar. Pero hubo un cuarto rey que nunca llegó a su destino, Artabán; que según la leyenda provenía del norte de Europa o de Rusia, aunque el nombre sólo lo he encontrado entre los reyes partos, esos que les dieron tanta guerra a los romanos y a los que nunca pudieron derrotar. Artabán también vió la estrella y se puso a seguirla. Por el camino encontró a un hombre herido y se detuvo a socorrerlo y no pudo llegar a la cita con los otros tres astrónomos. Trató de recuperar el tiempo perdido, pero llegó a Belén cuando ya estaba en marcha la matanza de los inocentes ordenada por el rey Herodes y con sus riquezas pudo comprar y salvar a muchos niños de la muerte. Continuó con su particular aventura tratando de buscar a aquel niño Jesús, siempre se lo impedía algún imprevisto y gastó sus riquezas ayudando a los pobres con los que se encontraba. Al cabo de treinta y tres años se encontraba a los pies del Calvario y comprendió que el Salvador que buscaba estaba muriendo en la cruz. Artabán no llegó a tiempo por Navidad pero sí a la ejecución y muerte de Jesús, paradojas de la vida.